jueves, 6 de junio de 2013

Fronteras mortales



Las fronteras son ojos silenciosos,
que miran bueyes encadenados
con sus furias del pasado
y esperanzas en sus yugos
gemidos compartidos con las noches anónimas
en que la tierra se abre y nacen los mestizos,
los mulatos y mulatas bellas,
los cimarrones y bastardos sagrados.

Las fronteras son testigos
de los besos que no requieren visas,
de los abrazos desgarrados,
de las muertes del sueño estremecido
por un no, dichos con dientes de oro
por la mueca que desprecia razas
y sabe decir no, y no,
no al pobre,
no al humillado.

Las fronteras son testigos
del amor del otro lado
y de los odios hechos polvo
en la sonrisa del niño pobre,

Las fronteras son barreras
al Dios Padre de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada